12.2.09

Staccato


No hay serenidad en los olivos.
Golpe de tierra
golpe de fuego
golpe de espejo.

Ah, perro que asomas desde el friso...

Serenidad es sólo una palabra

un rostro ajeno
un coro ciego.  

Perro muerto de la noche, 
aúlla, 
aúlla y bebe de este cuenco.


Lina Caffarello - ©"Laberintos".  

No hay comentarios: