9.10.11

In extremis


No estaba nombrada en la heredad
ni surgió de pronto
en el suspenso de la noche;
se fue condensando poco a poco
hasta morder la frontera alucinada.
Envuelta en lienzo, apuñalaba sombras,
y aturdía
el desafío borrascoso de otra piel
que le cercaba el reino.

"La que lo lleva no ha elegido la tela
pero tampoco tendrá que reemplazarla nunca."  *

Llegó a las brasas del infierno,
borde indescifrable que clamaba inundación
o, refugio irredento del espanto,
consumir de una vez sus propias hebras.

* Hebe Solves: "El vestido".



Lina Caffarello - ©"Inter-nos".

No hay comentarios: